top of page

Los 4 sencillos ejercicios físicos que ayudan a mejorar la memoria

En ocasiones se asocia el ejercicio con el estado físico, olvidándose sus beneficios para la salud mental.


Como cualquier músculo, el cerebro también puede entrenarse para mejorar sus funciones.


Está demostrado que el ejercicio físico ayuda a la salud mental en muchos sentidos, reduciendo los niveles de estrés o evitando que se produzcan episodios de ansiedad o depresión. Pero aunque el cerebro continúa siendo un gran desconocido para la ciencia en muchos sentidos, también parece que practicar gimnasia puede beneficiar a la mente en otros sentidos



Según los expertos, también existen ejercicios físicos que ayudan a mejorar la memoria, demostrando así la poderosa conexión que realmente existe entre la cabeza y el estado físico. Te contamos algunos de los más recomendables y sencillos de llevar a cabo dentro de la rutina del día a día.


Ejercicio cardiovascular para mejorar la memoria


Diversos estudios llevados a cabos por especialistas de todo el mundo coinciden en la importancia que el ejercicio físico tiene a la hora de mejorar la memoria. Empezando por las típicas rutinas cardiovasculares.


Durante el ejercicio aeróbico, sin ir más lejos, el flujo sanguíneo aumenta, proporcionando más oxígeno y nutrientes al cerebro. Además, se liberan neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que están vinculados a la mejora del estado de ánimo y la función cognitiva


Ejercicios de equilibrio


Aunque muchas veces se asocie el ejercicio y el deporte con el sacrificio, en realidad no siempre tiene por qué ser así. Hay actividades que además de mantenerte en forma y mejorar tu memoria, también pueden resultar divertida.


Por ejemplo, prácticas que potencian la coordinación y el equilibrio, como el baile, o el pilates al implicar movimiento, activan diversas áreas del cerebro. Al exigir que el cerebro coordine movimientos específicos, estas actividades promueven la plasticidad cerebral, permitiendo la formación de nuevas conexiones neuronales.



Practicar deporte


Todo el mundo da por hecho que practicar algún tipo de deporte, sobre todo de equipo, ayuda conservar un buen estado físico. Pero lo que a veces se olvida son los numerosos beneficios que también aportan a la salud mental, e incluso a la conservación o ejercitación de la memoria.


Además, tampoco hay que olvidar que algunos deportes no requieren de un gran esfuerzo físicos. Participar en deportes “tranquilos” que involucren estrategia y toma de decisiones, como el golf o el ajedrez, no solo proporciona beneficios físicos, sino que también estimula la mente.


Correr o montar en bici


No hay nada peor que llevar una vida sedentaria para sufrir no solo un desgaste físico o aumento de peso, sino también un deterioro de las funciones cognitivas. El cerebro, como cualquier músculo, debe entrenarse.


Acostumbrarte a ocupar unos minutos al día a salir a correr, pasear o montar en bici te despejará, pero también fortalecerá actividades del cerebro como la memoria.


Generalmente se suele intentar hacer deporte para estar en forma y lucir mejor pero al fin y al cabo, ¿qué puede asociarse más con la juventud y el bienestar que una mente ágil y una memoria bien entrenada?



4 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page